+52 (1) 55 3223 1757 Internacional // (044) 55 3223 1757 México info@olebulldog.com

La historia del Bulldog Ingles

La historia del Bulldog Ingles

– CONOCIENDO LAS RAZAS –
“EL BULLDOG INGLES”
Por, Lic. Víctor López Márquez

Existen diversos libros, revistas, así como artículos en la web sobre la historia del Bulldog Inglés, pero la mayoría trata el tema de forma muy breve y general. Yo trataré de contarles la historia un poco más a fondo, en base a diversa información que he recabado.

En 1210 un caballero inglés perteneciente a la nobleza de nombre Lord Stamford, paseando por las murallas de su castillo vio a dos toros que luchaban furiosamente por la conquista de una hembra. Fue así cuando el perro llamado Harry propiedad de un carnicero, se lanzó sobre uno de ellos y luego de perseguirlo por las calles del pueblo, lo alcanzó y lo mató. El espectáculo gustó tanto a Lord Stamford que hizo la donación del predio donde había tenido lugar el combate, a la congregación de carniceros, a condición de que cada año, el día antes de las seis semanas que preceden a la Navidad, repitieran el combate de manera que este deporte se fomentará.

En Inglaterra hoy en día existen plazas que, en una época estuvieron destinadas a tales espectáculos; allí se encuentran todavía los palos con los anillos a los que el toro era atado con una cuerda.

El bull-baiting era algo realmente cruel y sanguinario eran peleas de toros contra perros, en las cuales se realizaban apuestas de altas sumas, se hacían sobre cuál sería el primer perro que efectuaría y mantendría un agarre firme de la cabeza del toro, se amarraba al toro y se le daba un margen para caminar ciertos metros, también el Bulldog fue utilizado para pelear con Osos, claro que los perros que se usaban en esa época eran perros muy fuertes y agresivos, las arrugas arriba de la nariz y en la frente eran para que cuando el perro mordiera al toro la sangre no le tapara la vista ya que le escurría por las arrugas, sin duda alguna era un espectáculo muy cruel y eran perros muy agresivos, nada similar al Bulldog actual.

Sobre la crueldad de estos eventos, se cuenta que a principios del siglo XIX un criador apostó una fuerte suma de dinero sobre la seguridad de que su bulldog atacaría y mantendría la presa de un toro, aunque le hubieran amputado las patas una por una. La apuesta fue aceptada y el pobre perro superó entre atroces sufrimientos, la prueba a la que lo destinó su cruel dueño.

El deporte fue tan popular que había plazas para realizar las peleas en casi cada ciudad, la historia nos marca que estos fueron los primeros antecedentes del actual bulldog.

El autor Edgar Farman, señala que el Bulldog fue mencionado por primera vez en la literatura en el año 1500, la referencia fue hecha a unos perros llamados Bondogge o Bolddogge. Otra prueba es una carta enviada por Prestwick Eaton, de San Sebastián (España) a George Willingham de St. Swithin´s Lane, Londres, en 1631 o 1632 en la que el remitente le pide al amigo que le envíe entre otras cosas, dos buenos bulldog. En una carta sucesiva, Eaton agradece el primer envío y ruega que se le manden otros dos bulldog que sean particularmente hábiles, en el combate contra toros, sin importar su costo, ya que tenía la intención de regalárselos a un amigo hacia el cual tenía cierto compromiso.

El término “Bulldog” no estaba todavía en uso en el siglo XVI, cuando se hablaba más bien de bandogge o boldogge, mientras que el doctor Caius en su libro Treatise on the Dog, de 1586, utiliza el término bandogge. William Harrison en su Description of England, de 1586, propone para interpretar este término el hecho de que aquellos perros, a causa de su ferocidad, estaban siempre atados a una cadena. Los pareceres discrepan sobre que bandogge o bulldog sean una misma palabra.

El bulldog además de ser originario de Inglaterra, sin duda alguna se ha convertido en un símbolo de identidad para ese país. El origen del nombre Bulldog se debe a que en el siglo XVII y XIX su principal función era un perro utilizado para el bull-baiting, existen diversas investigaciones de las cuales podemos deducir que este deporte duró alrededor de 600 años. Mucha gente de la realeza como el Rey Enrique VIII, la Reina Elizabeth I, eran fanáticos del bull-baiting, por lo que fue toda una moda en la aristocracia. En la medida que las peleas eran mas populares también la crianza de estos perros aumento y las características que primordialmente se buscaban eran coraje, agresividad, y fuerza.

Fue hasta 1800 que la Reina Ana subió al poder y que realizó critícas severas sobre estas peleas que eran una verdadera brutalidad y fue perdiendo popularidad, pero hasta 1835 fue que el bull-baiting, el bear-baiting y las peleas de perros, fueron declarados ilegales por el Parlamento. No obstante durante medio siglo mas se siguieron haciendo peleas de perros clandestinas en algunas fueron utilizados Bulldogs.

Cuando el bull-baiting fue declarado ilegal, y el perro dejo de tener demanda, la raza tuvo un grave declive incluso estuvo a punto de desaparecer. Primero se intentó utilizar al bulldog para la cacería, pero existían ya para eso razas muy especializadas y apreciadas con las que el viejo perro de combate no podía competir. Otros lo utilizaron como guardián de propiedades pero los perros de entonces tenían una fuerza y una ferocidad tales que los hacía extremadamente peligrosos. Algunos fueron destinados a la custodia de barcos que comunicaban Inglaterra y Francia pero después de producirse varios accidentes por la indiscriminada agresividad del bulldog, la ley prohibió también este uso.

No obstante que la raza estaba casi perdida, había un grupo de personas de clase alta con posibilidades económicas, que todavía tenían un gran interés en preservar la raza y observaron que el Bulldog podía tener muchas cualidades por lo que decidieron convertirlo en un perro dócil y de compañía. Era un gran reto ya que ahora en lugar de buscar la bravura del perro, se tenía que buscar criar a los perros más dóciles. Gracias a ese grupo de entusiastas criadores fue que la raza no desapareció y se convirtió en lo que es el actual Bulldog.

Para llegar al actual Bulldog, se hicieron cruzas con Mastines, Pugs, Greyhound, y Coonhound, de los Mastines se buscaba la fuerza, del pug la talla mediana, de los hounds la estamina.

El primer bulldog inscripto en El libro de los Orígenes inglés fue un ejemplar llamado Adamo, nacido en 1863.

El Bulldog que conocemos hoy, fue presentado por primera vez en una exposición en Birmingham, 3 y 4 de Diciembre de 1860. El primer bulldog que dio prestigio a la raza fue King Dick, nacido en 1858 y propiedad de J. Lamphier, vencedor de la exposición de Birmingham de 1861. De este perro descendió Crib, juzgado por un experto en la raza como “próximo a la perfección”. King Dick fue también el primer bulldog que llegó a campeón. sin embargo fue hasta 1873 que se formo el Kennel Club de Inglaterra, el interés en la raza se fue desarrollando hasta que se formo el Club de Bulldog en 1875. El bulldog es el origen de la cinofilia moderna ya que su estándar fue el primero en redactarse, en 1876, por iniciativa del Bulldog Club creado en marzo de 1875.
El American Kennel Club se formo en 1884 y el Bulldog Club of América se formo en 1890. En México existen testimonios que demuestran que en 1894 se realizó la Primera Exposición Ganadera del País, inagurada por Porfirio Díaz, en dicho evento se presentaron los mejores ejemplares del país incluyendo un a los perros que eran considerados ganado canino, en 1908 varios aficionados canófilos estaban descontentos por presentar sus perros en exposiciones ganaderas, por lo que deciden realizar la primera exposición canina, en 1910 inicia la Revolución Mexicana y se interrumpen todas las actividades canófilas, fue hasta 1939 que se vuelven a hacer eventos, en 1940 se forma la Asociación Canina Mexicana, hoy Federación Canófila Mexicana y el Club de Bulldog de la Ciudad de México fue fundado en 1978.

Aproximadamente desde 1975 se han importado Bulldogs a México, la gran mayoría de Estados Unidos y una minoría de Europa, los principales impulsores de la raza en México en aquel tiempo fueron los fundadores del Club de Bulldog de la Ciudad de México, A.C., en la actualidad este club ha logrado tener especializadas con más de 100 ejemplares, además de que en cada evento tienen jueces reconocidos a nivel internacional.

Lic. Víctor López Márquez
Criadero Ole Bulldog

Deja un comentario